¿No hay nuevo mundo después del estado de alarma?

Back to Blog

¿No hay nuevo mundo después del estado de alarma?

La vida es curiosa, y nosotros somos una especie llena también de curiosidades y contradicciones. Ahora que empezamos la era post-Covid, bautizada como la «Nueva Normalidad» (creo que se llama así sólo en España y a lo mejor deberíamos pagarle unos derechos de autor al presidente Pedro Sánchez por la creación de ese fantástico neologismo), ahora que se abre en nuestras vidas un capítulo nuevo, inédito y singular, parece que se nos haya olvidado todo lo pensado y reflexionado durante los meses de confinamiento
¿Os acordáis de esas horas que hemos pasado rehaciendo el Mundo, replanteándonos muchas cosas hasta ahora evidentes? ¿Os suena eso de haber pensado en cómo haríamos mejor las cosas después del Covid? ¿De cómo queríamos y deberíamos hacer para que la tierra gire mejor para todos? Era cuando el Mundo estaba en modo «pause»: cuando teníamos tiempo para pensar, opinar, debatir y hasta soñar con un nuevo Mundo «más mejor» (si, lo sé, no se pueden juntar esas dos palabras así, pero a mi me gusta y me habéis entendido ¿verdad?). Parece ser que la mente humana, para no perder el Norte, se auto-engaña con las falsas proyecciones de un futuro mejor.
Pero ¿dónde están ese Nuevo Mundo y esa Nueva Normalidad? ¿Sólo en el hecho de llevar mascarillas, de respetar una distancia social de seguridad y de untarnos las manos de gel de manera compulsiva? ¿No hay nuevo mundo entonces ?
A lo mejor, todo eso no era más que una mera utopía disfrazada. Podría haber sido una especie de engaño mental para luchar contra una distopía aterradora. Porque la distopía es mucho más que un género de la literatura encarnada por los libros de Aldous Huxley (Un mundo feliz) o de George Orwell (1984) o por varias películas.
De hecho, no es casualidad que esos libros se hayan vuelto a leer durante el confinamiento: tienen un valor didáctico porque representan lo que podría pasar en el futuro si no se tiene cuidado: el uso del miedo, el control intrusivo de nuestras vidas vía las nuevas tecnologías, los ideales sociales extremistas, las ideologías liberticidas o en favor de una sociedad unitaria, parecen haber tenido más éxito que nunca durante la crisis del covid-19.
Al final no sé si hemos empezado una Nueva Normalidad porque todavía no me queda bien claro lo que es la normalidad, la anormalidad y la subnormalidad… Me parece que es todo muy subjetivo. Yo, por si acaso, pido ya el libro de reclamaciones porque me parece que si hay un Nuevo Mundo, no tiene pinta de ser mejor que el Antiguo.

Articulo publicado aqui

Share this post

Back to Blog