Cinco proyectos que pretenden convertir Valencia en una ciudad verde

Back to Blog

Cinco proyectos que pretenden convertir Valencia en una ciudad verde

Un paseo por las recreaciones de los enclaves de la ciudad del futuro

La Valencia del futuro vive a mitad camino entre las recreaciones que presenta el Ayuntamiento de Valencia, los trámites administrativos pertinentes y las obras que se pueden llevar a cabo. La capital tiene su futuro pintado en verde ya que cinco de los proyectos que buscan hacerse realidad pretenden que Valencia sea una ciudad verde en diferentes puntos: un nuevo bulevar para soterrar hasta Vara de Quart, un cambio en el acceso al Cabanyal, entorno verde en Tarongers, el último barrio al sur de la capital y la nueva plaza del Ayuntamiento. Cinco proyecto que están llamados a reverdecer la Valencia del futuro.

Turianova

De todos, el que más cerca está de hacerse realidad en el de Turianova, el nuevo barrio que se construye al sur de la ciudad de Valencia y que ya cuenta con sus primeros vecinos. Situado entre el bulevar sur, La Fe y la V-30, la zona ocupa una extensión total de 420.000 metros cuadrados, de los que 65.000 metros cuadrados se destinarán a zonas verdes. Este nuevo barrio de Valencia contará con lo que se ha definido un «gran parque urbano» de 35.000 metros cuadrados.

Bulevar García Lorca

Otra de las nuevas zonas que busca dar un giro radical a Valencia es el futuro bulevar García Lorca, una extensión verde que ocupará la ‘playa’ de vías de tren que se extienden entre la estación del Norte y San Isidro. Sobre este enjambre de metales el Ayuntamiento de Valencia presentó el proyecto para convertir la zona con una extensión verde de casi 50.000 metros cuadrados. El nuevo jardín se unirá con el Parque Central, cuando esté completo, y alcanzará el polígono de Vara de Quart, eliminándose el actual puente de Giorgeta. Este «gran corredor verde» necesitaría unas obras por razón de 5 años desde su inicio, por lo que no está previsto que esté completo antes de 2027, tras completarse las nueve fases en las que se dispone el proyecto. Este proyecto contempla, de la misma forma, que la zona verde sirva para unir la Creu Coberta con La Raiosa, así como Jesús con Malilla. En 49.000 metros cuadrados se contempla un espacio totalmente naturalizado, sin recorridos longitudinales de vehículos, sino accesos de entrada y salida a los bloques de edificios en bucle; aceras de entre seis y doce metros, y dos carriles bici bidireccionales de tres metros de anchura, en ambos laterales.

Estación del Cabanyal y Serrería

Tras las actuaciones en los barrios al sur de la ciudad, el Ayuntamiento presentó antes de verano la recreación virtual del lavado de cara que se le pretende dar al entorno de la Estación y el Mercado del Cabanyal. Lo que el Consistorio busca realizar en este enclave de la ciudad es desarrollar cuatro proyectos diferentes que permitirán, a grandes rasgos, cambiar la conexión entre Blasco Ibáñez y el barrio del Cabanyal. La parte más llamativa de uno de esos proyecto es que la estación dejaría de estar dentro de una rotonda, para situarse en un lateral, cambiándose la glorieta de ubicación del actual al final de Blasco Ibáñez. Todos los solares existentes entre Serrería y Luis Peixó pasarán a ser zona verde, incrementándose de forma notable la presencia de arbolado también en varios puntos próximos.

Tarongers

Muy cerca del nuevo acceso al Cabanyal se va a desarrollar otro de los proyectos ‘verdes’ para la Valencia del futuro. Ya «en los próximos meses» se espera lavar la cara de Tarongers para que tenga una gran zona verde con arbolado y nuevos espacios exteriores para organizar eventos e incluso clases al aire libre. 18.000 personas, entre profesorado, alumnado y personal de administración y servicios, han votado por el proyecto ganador que se llevará a cabo con un presupuesto orientativo de 1,35 millones de euros. En la actualidad la zona verde del campus abarca un 5% de la superficie total, pues más allá del ajardinamiento ubicado entre las Facultades de Magisterio y Derecho el resto de vegetación se limita a alcorques diseminados por la parcela. Con la intervención se confía en llegar a un 70% de zona blanda, lo que incluye tanto ajardinamientos como pavimentos más amables, como puede ser la madera.

Nueva plaza del Ayuntamiento

La gran joya de la corona verde de la nueva Valencia será la nueva plaza del Ayuntamiento, un proyecto que remodelará por completo el corazón de la ciudad aportando una gran serie de arbolado tanto en la misma plaza como en zonas próximas. Así, además de los nuevos árboles que se planten en la plaza, por ejemplo, también habrá palmeras en la calle de la Sangre, según la recreación expuesta por el Ayuntamiento de Valencia.

Con 8,6 millones de euros de inversión, la obra mantendrá la fuente, aunque contará con una «playa». La gran cantidad de arbolado que presenta el proyecto obligará a que las especies de hoja sean caduca, para que no impida la visión, por ejemplo, de las mascletaes de las Fallas en marzo. El aumento de zona verde es tal que las obras fueron bautizadas como «renaturalización» de la plaza del Ayuntamiento, ya que desde el jurado del concurso público se indicó que la nueva extensión verde «cuadruplica» la actual existente. La abundancia de zonas verdes se extiende también al tipo de pavimento utilizado en algunas zonas, que será drenante para llenar el nivel freático en época de lluvias. Eso sí, desaparecerá la estatua de Francesc de Vinatea.

El articulo en linea aqui

Share this post

Back to Blog